ALIMENTA TU SALUD

PRESENTACIÓN NUEVO SERVICIO DE DIETA Y PSICOLOGÍA

i Hola a tod@s!

Después de un corto espacio de tiempo, en el que hemos suspendido nuestra actividades profesionales, como consecuencia de la COVID 19, de nuevo, volvemos a la carga.

El confinamiento nos ha quitado a todos muchas cosas, a algunos incluso les ha robado a personas queridas, pero es hora de mirar hacia adelante y empezar a mirar lo que el confinamiento nos ha dado. En nuestro caso, nos ha dado tiempo para desarrollar un nuevo formato de dieta, en la que vamos a hacer una sinergia entre el tratamiento Nutricional, llevado a cabo por mi, Iñaki Maestro y el tratamiento psicológico, por la psicóloga del centro Ana Delia Romeo.

Para presentar este proyecto, la propia psicóloga ha desarrollado este artículo. Espero que os guste.

ALIMENTA TU SALUD. 

Visión psicológica del adelgazamiento.

“La comida se inscribe en el terreno de la necesidad biológica, el amor se inscribe en el ámbito de los deseos que precisamos para sentirnos bien con el otro y con nosotros mismos. El amor nos hace humanos y somos capaces de sentirlo cuando reconocemos al otro como diferente, cuando hemos organizado nuestro psiquismo y hemos elaborado una subjetividad propia. Se aprende a comer y se aprende a amar.”


Reflexión de Isabel Menéndez en su libro «Alimentación emocional»


«Las dificultades con la comida hablan de nuestro mundo emocional»

Os invitamos a pensar junto con nosotros porqué consultar a un psicólogo durante la dieta de adelgazamiento y el posterior control del peso puede ser una buena idea ¡sino imprescindible!

Nuestro mundo emocional

Empecemos con una pequeña introducción. Desde un punto de vista psicológico, las dificultades con la comida hablan de nuestro mundo emocional, ¿de qué manera? Al traducirse como síntomas que nos avisan de la existencia de conflictos internos y ponen de manifiesto dificultades con la expresión de lo que sentimos.

Es decir, conforme Isabel Menéndez en su libro Alimentación emocional, casi todas las alteraciones de nuestro mundo emocional tienen un reflejo en el modo en que nos alimentamos. Podemos intentar compensar, con excesos o defectos de la comida, un vacío insoportable más ligado a necesidades psíquicas que biológicas. De esta manera, cuando tenemos problemas con la comida será conveniente reflexionar qué estado de ánimo nos provocan el hambre o la desgana, qué deseos, ambiciones, decepciones o fantasías se ocultan tras esos actos que nos llevan a ingerir o rechazar el alimento.

Frente a esto, gracias a Daniel Molina en Pierde peso controlando tus emocionespodemos deducir que a través de las emociones y los pensamientos podemos llegar a desaprender dichas conductas alimenticias. Por esta razón, si queremos perder peso debemos hacer caso a ambos. Un bienestar emocional se traduce en un bienestar físico.

Partiendo de esta nota introductoria, según la Asociación Estadounidense de Psicología (American Psychological Association, APA) un aspecto importante de la dieta de adelgazamiento y del control del peso implicará entender y manejar las emociones, los pensamientos y comportamientos que pueden interferir con ello. Otro aspecto a tener en cuenta es que independientemente de las circunstancias de cada uno, todos podemos ser comedores emocionales. Sin embargo, en algunas ocasiones comer emocionalmente puede generar serios problemas de salud, provocando aumentos de peso, ciclos de atracones y dietas draconianas. De aquí la importancia de reconocer que nuestras emociones junto con nuestros pensamientos son los causantes de nuestros patrones de conductas alimentarias, así como de diferenciar el hambre física de la puramente emocional.

Sabemos la teoría, ¿por qué no la aplicamos?

Un psicólogo te ayudara a cambiar de tendencia nutricional

Lo que falla con más frecuencia en la lucha contra los kilos y su consecuencia en nuestra salud y nuestro aspecto es precisamente nuestra dificultad para cambiar estos hábitos de forma permanente. Es ahí donde la figura de un psicólogo puede ayudarnos a identificar tendencias internas de comportamiento. La preparación y el refuerzo que nos puede aportar un profesional de psicología a la hora de perder peso y eliminar este tipo de hábitos no saludables es fundamental. Según plantea Ana Lucas en Acudir al psicólogo, primer paso para adelgazar, cuando todo este trabajo desde la perspectiva psicológica se haga en paralelo con la aportación de los profesionales de la nutrición y de la actividad física, estaremos multiplicando las posibilidades de éxito.

¿porque necesito un psicólogo para adelgazar?

La relación entre las emociones y los pensamientos y el peso empieza a esclarecerse, ¿verdad? Javier Carbonell en ¿Por qué necesito un psicólogo para adelgazar? nos brinda algunos ejemplos: en la depresión son frecuentes los episodios de sobre ingesta de comida o de falta de apetito que conducen a fluctuaciones en el peso. También podemos ver la relación entre ansiedad y comida. Muchas personas con estrés comen para calmar su malestar. Paralelamente será entonces imprescindible buscar el origen de la ansiedad, malestar o tensión y aprender a enfrentarnos a él de otra manera. No se trata de encontrar algo que nos quite el hambre sin engordar sino de eliminar esa necesidad irrefrenable de comer.

¿Qué (nos) ocurre durante las dietas de adelgazamiento?

Ahora que hemos empezado a cuestionar nuestra dificultad para cambiar estos hábitos de forma permanente, pasemos a especificar. En el caso de las dietas y el proceso de adelgazamiento, pueden aparecer algunos problemas más difíciles de solucionar por nosotros mismos. Para empezar, intentar adelgazar puede provocar cierto estado de ansiedad y tensión, pérdida de la motivación si no conseguimos resultados rápidos e incluso problemas de confianza en nuestras capacidades. Por ello, acudir a un nutricionista que nos ayude es una muy buena idea, pero no solo eso, sino que profesionales como los psicólogos pueden también ser de gran ayuda.

¿De qué manera?

En las primeras sesiones el psicólogo buscará conocer nuestro historial. Pero no solo el médico o sobre nuestros gustos alimenticios, sino que querrá saber cuáles son nuestras expectativas en cuanto a control del peso, en qué nivel de estrés estamos en este momento, si tenemos un grupo social en el que apoyarnos o no, etc. También querrá conocer nuestros hábitos de alimentación, nuestra actitud hacia la comida, hacia nuestra imagen corporal y lo que supone para nosotros la pérdida de peso de manera que puedan saber si hay algo que nos esté complicando la pérdida de peso.

Es interesante tener en cuenta que muchos de nosotros hemos crecido con creencias erróneas, anticuadas o basadas en mitos, sobre la alimentación. El problema es que estas creencias están tan instaladas en nuestras vidas que resulta difícil reconocer si son falsas o no y retirarlas de nuestras vidas. Un psicólogo nos ayudará a reconocer cuáles son esas creencias en nuestro caso particular e intentar deshacernos de ellas, de manera que no boicoteen nuestra pérdida de peso. Además, nos ayudará a reconocer si existe algún mecanismo en nosotros que provoque nuestras elecciones de comida poco saludable y nos ayudará a trabajarlos e intentar superarlos. (Iria Reguera en Así es cómo un psicólogo puede ayudarte a perder peso)

¡Concluyamos!


» comer sano, disfrutar comiendo y mantenerse será posible si disponemos del apoyo y las herramientas adecuadas. «

Entonces, comer sano, disfrutar comiendo y mantenerse será posible si disponemos del apoyo y las herramientas adecuadas. De acuerdo con Nutrición Bilbao, necesitamos aprender que la salud es lo primero y que el tiempo que le dediquemos a comer bien es la mejor inversión que podemos hacer en nosotros mismos. Sin olvidarnos, nos recuerdan, que tener éxito en este proceso requiere un esfuerzo físico, pero también mental, por lo que no podemos prescindir de reforzar nuestra autoestima, potenciar nuestras fortalezas y desterrar todos esos pensamientos negativos que nos impiden alcanzar nuestro peso saludable. ¿Cómo? Junto con un psicólogo, ya que con la salud no se improvisa.

Frente a esto, el profesional psicólogo junto con la terapia centrada en la persona te ayudará a comprender tus emociones, pensamientos y experiencias durante este periodo. Comenzarás un proceso en el que adquirirás recursos para afrontar tu día a día, lo que te aportará un alivio del estrés y la ansiedad mientras tratas de dejar atrás los auto juicios.

Lo que proponemos desde el área de Psicología conjuntamente con el bloque de Nutrición, es afrontar la Pérdida de Peso con un tratamiento conjunto entre ambas especialidades. Creemos que es un tratamiento único y muy novedoso, que nos ha costado un tempo madurar, pero que ya lo tenemos entre nosotros.

Creemos firmemente que hemos creado un NUEVO SISTEMA DE ADELGAZAMIENTO, que puede ser de gran ayuda para aquellas personas que llevan años luchando con el sobrepeso, pero que nunca habían probado abordar desde la perspectiva psicológica.

¿Te apuntas? 😉

Por: Ana Delia Romeo Bonet

Psicóloga General Sanitaria. Núm. Colegiada: A-02974

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *