¿Cómo afecta la alimentación en el COVID-19?

¿Cómo debo comer si me han diagnosticado COVID-19? ¿En qué influye lo que como a la enfermedad?

Últimamente, en la consulta sois muchos lo que me preguntáis por la forma de comer en el caso de estar infectados de Saars –Cov- 2.  Por lo que he creído correcto el escribir este artículo para que todos podáis tener el conocimiento de algo tan importante, como es la alimentación en caso de enfermedad, en este caso del COVID-19. ¡Empecemos!

Se trata de un virus respiratorio que puede transmitirse con bastante facilidad, cuyos síntomas son fiebre, dolor de cabeza, fatiga, acompañados de tos seca y sequedad, y en muchos casos, dedisnea (dificultad para respirar).

Ya se sabe hace mucho tiempo de la importante relación entre la alimentación y todas las enfermedades respiratorias, y por ello la importantísima relación entre nuestra alimentación y este virus que tantas consecuencias entraña en nuestra salud incluso después de padecerlo.

El principal problema al que nos vamos a enfrentar si estamos infectados por COVID-19, es la anorexia, o sea, la falta de apetito provocada por la fatiga, el cansancio y el estrés mental que nos genera la enfermedad. Esta situación anoréxica, influye en la disminución de la masa muscular general, lo que derivara en la bajada de musculatura pulmonar, haciendo que la respuesta de los pulmones a la inflamación derivada  por el Sarrs-cov-2 sea peor que si hubieran mantenido su nivel muscular previo a la infección.

La alimentación en pacientes infectados COVID 19, tendrá como objetivo mantener el nivel muscular del paciente, evitando así la perdida de respuesta pulmonar frente a la infección.

Otra de las cosas importantes a observar es el estado previo de salud del paciente previo a la infección. En nuestro caso habrá que observar el Índice de Peso Corporal (IMC)  del paciente o en sus siglas inglesas (BMI).

  • En las personas con bajo peso o sea, con un IMC por debajo de 20 kg/m2, se puede producir una disminución de la masa corporal libre de grasa (básicamente a expensas de la masa muscular). Esta disminución de la masa muscular evoluciona hacia atrofia, una situación que se ha asociado a una mayor morbilidad y mortalidad general
  • Una reciente publicación del Hospital Universitario de Lyon, Francia, en la que muestran que la obesidad se asocia a formas graves de covid-19, por lo que es importante este mensaje para la toma de medidas preventivas de salud pública. Disminuir el peso corporal disminuirá la sensación de ahogo y el estado de salud general mejorará en estas personas.

En grandes rasgos, los enfermos con covid-19, dependiendo de su situación y gravedad, tienen necesidades de alimentación específicas. La dieta debe mantener un equilibrio entre los alimentos que disminuyen la producción de dióxido de carbono (CO2) y la necesidad de calorías del organismo. ¿Y cual son los alimentos que aumentan la producción de CO2? Pues los alimentos refinados como harinas, azúcar, dulces y bollería en general. Pero esto nos genera un problema: necesitamos calorías pero no debemos comer alimentos refinados, muy ricos en calorías. Solución: Grasas. Pero no cualquier Grasa, si no las saludables: Acetite de oliva, aguacates, pescados azules y mariscos.

¿Y que pasa con las proteínas?, pues tienen que estar presentes en nuestra alimentación pero no es necesario que sea en exceso, ya que un aumento desmedido generará un aumento del CO2, lo que no sería correcto.

De todo esto podemos sacar una especie de menú para varios días del paciente covid sin obesidad. ¡Aquí os lo dejamos!

Son solo dos ejemplos de una alimentación adecuada en caso de que te hayas infectado de COVID 19. Pero quiero haceros a todos un ofrecimiento. Estos son momentos duros para nuestra sociedad, sobre todo para aquellas personas que están infectadas por COVID 19, así que si estas Infectado y recluido en tu caso, ponte en contacto conmigo y te diseñaré tu alimentación para la fase de infección covid-19 totalmente gratis. Es mi humilde aportación a  la batalla que nos está presentado esta maldita pandemia.

Me despido no antes sin desearos la mayor de la salud posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *